contacta con nosotros en



La Coordinadora de Policías Cristianos (C.P.C.)
como su nombre indica, coordina la agrupación de
cristianos evangélicos pertenecientes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el marco jurídico y legal de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE). Conscientes de esta doble condición, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y Cristianos Evangélicos, como institución, aspiran a desplegar actividades de naturaleza estrictamente espiritual con tres objetivos claros: desarrollar el carácter cristiano según el espíritu del evangelio de Jesucristo, impregnar su profesión de este espíritu y transmitirlo a los demás. La CPC está en comunión, y participa en Convenciones Internacionales, con otras Coordinadoras Cristianas de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de otros países.

info@policiascristianos.org

C.P.C. EN MISIÓN POSIBLE 2011

www.misionposible.com

Son las 6:20 de la mañana y no puedo dormir….sigo impactada. Mientras enciendo mi ordenador, le pido a Dios que El me de las palabras oportunas para expresar el sentir de lo que ha sido MISION POSIBLE en mi vida. Hubo un antes y un después….. No recuerdo exactamente como comenzó todo, la intención era inscribir a Lorena (mi hija) porque había aprobado y a la vez, pedir información de los stands por si la Coordinadora de POLICIAS CRISTIANOS podían tener una oportunidad de trabajar.

Por lo visto, los planes de Dios, sobrepasaban nuestras expectativas, claramente eran otros. La Dirección nos requería aparte de lo anteriormente citado, para colaborar de forma activa. Quedaban escasos 10 días y a pesar de no contar con la confirmación de muchos (por motivos de trabajo y tiempo) un equipo especial de unas 12 personas (policías y voluntarios) llevaron a cabo un trabajo ejemplar. El evento aglutinó 1.000 jóvenes con estudios bíblicos, talleres, plenarias y sus correspondientes conciertos en la noche.



Os mentiría si no os dijera que teníamos gran respeto por lo que se nos avecinaba. 12 personas ante 1.000 y jóvenes….Pero Dios quería que esas 12 personas fueran a MISIÓN POSIBLE, entre otros planes para que supieran que EL VERDADERO ORDEN VIENE DE DIOS… Esos 1.000 jóvenes se portaron de una manera ejemplar y digna, no correspondiente con su edad pero sí con su corazón, 2.000 manos alzadas adorando y alabando a Dios, orando, saltando, cantando, gozando y sin cansancio. Mil jóvenes con inquietudes, planes, metas, decisiones tomadas sin huir de Dios, y sin sueño, sin pizca de sueño. Mil oraciones escritas en papel blanco culminaron un evento de los más impactantes que recuerdo haber tenido en mi vida, (y tengo 42 años vividos dentro del mundo evangélico). Una generación nueva que después de lo vivido y haber dedicado sus vacaciones de Semana Santa 2011, no se mantendrá pasiva ante sus compañeros en el Instituto, no pasaran desapercibidos en su trabajo, no giraran la cabeza ante los problemas del hambre, la injusticia y la miseria que habita en nuestras ciudades….Apenas hemos dormido una media de 4 horas, nuestras piernas ycansancio hacían mella en nosotros sobre todo en la noche, pero esos mil jóvenes no faltaban a una plenaria ni a un estudio bíblico, ni a un taller o a los momentos de oración. No se cansaban, no tenían sueño y por la noche en los conciertos sus fuerzas eran todavía más renovadas como las del águila y sus sonrisas siempre presentes….y con ellos esos de Policías Cristianos.

Doy gracias a Dios por este encuentro, por cada uno de los 1.000 y por el testimonio de los hermanos de la C.P.C. que estuvieron allí, cada uno con el tiempo que pudo ofrendar...Juan Muñoz, Juanma Santiago, Anselmo, Ángel, Javier, Marta, Iulia, Rober, a Juanma (mi marido) y a Domingo Ardao por su
gran apoyo y trabajo y a todos los voluntarios, de los no recuerdo todos los nombres, pero que sacrificaron todo por servir a los demás.

Con el corazón en la mano, la palabra CRISTIANO se me ha quedado grande en estos días. MISION POSIBLE me ha hecho ver que no merezco tal honorable título ante nuestros hermanos cristianos que diariamente mueren, son encarcelados, quemados en hogueras, torturados, violados, mutilados y abusados en tantos países del mundo. Sólo por defender el Evangelio, por predicar o por tener una porción de la Biblia en sus casas… Y yo aquí, en el sofá de mi iglesia. Por primera vez, en este evento yo les he puesto cara a cada uno de ellos, mi alma se ha desgarrado por dentro y he llegado a sentir dolor. Miles de personas que pasan hambre en la India con una porción de pan y agua que llevarse a la boca y yo mientras mirándo a otro lado quejándome por todo, por mis estudios, por mi situación laboral, por lo pequeña que es mi casa, por mi sueldo en el trabajo, o por lo gorda que estoy…. Yo no me quiero llamar cristiano si no puedo llegar a ser como uno de ellos, un ejemplo de entrega y amor, de pasión por Jesús, yo no me quiero llamar cristiano si no voy a ser de verdad. Cristianos que no tienen cansancio, ni sueño, ni pereza, ni miedo, ni se avergüenzan de su Dios, que saben elegir y que no huyen de nada que le impida trabajar y defender el nombre de Dios hasta perder la vida.

Son las 8:00 de la mañana lunes, como cada día Juanma (mi marido) se dirige a su lugar de trabajo en la Policía Nacional. Desayuna conmigo, y como cada mañana arranca su moto para llevar a cabo una nueva jornada. Pero hoy, después de lo vivido en MISION POSIBLE, estoy segura que nada será igual, ninguno de nosotros volverá a ser igual, ES POLICIA CRISTIANO POR ALGO Y PARA ALGO, para llevar a cabo la misión posible de que más policías y ciudadanos conozcan de Jesús en mi ciudad. No será un día normal ni un policía igual que los demás, hoy no pasará desapercibido. Dios le hará ser diferente, ha decidido no huir y obedecer la orden de Dios, y eso sí, sin sueño, sin cansancio y con una sonrisa en sus labios.

Que Dios te bendiga
Rakel

No hay comentarios:

Publicar un comentario